Narita Boy Análisis – Un indie muy ochentero

Desde hace 3 años llevamos escuchando hablar de Narita Boy. Este título de Studio Koba que se encarga de distribuir Team17 acaba de llegar tras una exitosa campaña de crowfunding. Es un título con una estética de pixel art pero con componentes muy ochenteros. Un plataformas que sorprende más allá de su estética, por su concepto y su historia. Vamos a ver qué nos ofrece este nuevo indie que no te va a dejar frío.

Nos vamos a un mundo totalmente virtual en el que una entidad quiere terminar con todo el videojuego y con nuestra vida. Y es que somos un muchachito que ha sido absorbido por su videoconsola y nos vemos de lleno en ese reino digital. La Narita One será en donde se desarrolla todo este título. Allí seremos el héroe que tendrá que librar al entorno de la corrupción de Him, el villano. También conoceremos al Creador, que no es ni más ni menos que el programador del juego.

Narita Boy es homenaje a los 80

Este creador se ha quedado sin ideas porque el villano se las ha robado y se ha quedado sin memoria. Pero estos recuerdos están dispersados por todo el Reino Digital. Nosotros somos “El Elegido” y por eso acabamos dentro de la Narita One. Allí tendremos que, tras un breve tutorial, usar la Tecnoespada para ir eliminando a todo el ejército de Stallions de Him. Y el ejército se compone de distintas criaturas de distinto poder hasta jefes finales.

Tendremos que ir explorando todo el Reino Digital del juego y conociendo a distintos personajes secundarios. Todos ellos irán haciendo referencia a distintos motivos ochenteros. Y es que Narita Boy es un juego completamente homenaje a esa década. A veces el lenguaje será tan de aquella época que les costará a los más jóvenes saber de lo que se está hablando. Pero es un detalle sin importancia.

Quizás lo peor de este Narita Boy es que la secuencia de cada nivel va a ser la misma. Encontrar el escenario nuevo, recorrerlo y eliminar a todas las amenazas, encontrar una llave que abre una puerta cerrada y eliminar al jefe final. Este nos da el pase a la nueva zona. Eso sí, dentro de cada escenario nos encontraremos un nuevo y carismático decorado  que no se hará repetitivo. También nuevas criaturas y alguna que otra variación. Se echa de menos un poco de libertad a la hora de poder recorrer más libremente todo.

Reparte mandoblazos con la Tecnoespada

La jugabilidad del juego y la variedad de enemigos le da una chispa al juego que hace que no te aburras en ningún momento. También iremos consiguiendo nuevas formas de eliminar a las amenazas y cada vez más dificultad sin llegar a ser un metroidvania. Está bastante equilibrado todo este elemento. Cada vez podremos hacer más cosas mientras avanzamos y le darán mucha variedad al título. Los controles cumplen sin ser los más pulidos que hemos visto, pero hacen su función.

Gráficamente tenemos que decir que al que le guste el concepto de Pixel art, le va a encantar Narita Boy porque está basado en este arte. Es un juego homenaje a los plataformas de los 80 en todo su esplendor. También con su banda sonora llena de melodías hechas con sintetizador. Decir que el pack se completa con una buena traducción llena de modismos de hace 40 años.

Si te gusta los plataformas, eres amante de los indies de los 80 y te encanta todo ese género, Narita Boy es tu título ideal para pasar unas horas muy divertidas. Ha sido desarrollado por Studio Koba y nos llega hasta nuestras Xbox One, PS4, Switch y PC gracias a Team17. Un título a tener muy en cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

array(3) { [0]=> int(1) [1]=> int(7) [2]=> int(3) }